El porqué del material de oficina barato

El hecho de tener oficinas confortables y bien provistas de mobiliario y materiales de uso cotidiano es un deseo e pretensión de casi todas las empresas, independientemente del tamaño que tengan o la actividad a la que se dediquen. Y para disponer de despachos con estas características no hace falta destinar un porcentaje elevadísimo del presupuesto de la compañía.

Si bien es cierto que los materiales de oficina suman una buena cantidad, sobre todo si no se quiere carecer de ninguno para desempeñar las funciones diarias sin contratiempos, hay que decir que el mercado actual ofrece calidad, cantidad, y buenos precios para que comercios, empresas y despachos particulares, puedan desempeñar sus labores con solvencia, rapidez y comodidad.

Las tareas administrativas abarcan gran cantidad de procedimientos, y por ende, implican la utilización diaria de gran cantidad de materiales relacionados con la industria del papel y los instrumentos de librería de nivel profesional.

Con este nivel de consumo diario es una necesidad primaria para muchas empresas, comercios y particulares, conseguir material de oficina barato, y es algo que tiendas como Disofic entienden muy bien. Así, puestos a buscar los elementos de trabajo que se requieren en nuestra oficina, en esta web se expone una amplia gama de cada uno de ellos, incluidos precios y características de los productos.

Al momento de hablar de materiales imprescindibles –aunque casi todos lo sean- para cualquier oficina y de cualquier sector de actividad, es importante destacar:

*Paquete de hojas de impresión: A pesar del impresionante avance tecnológico que han significado los dispositivos de guardado, transmisión y recepción de información en formatos virtuales de fácil acceso a los datos, muchísimas tareas comerciales y administrativas de distinta índole aún requieren la impresión indefectible de los documentos y la información. Del mismo modo que se necesita una impresora para ejecutar esta tarea esencial, no sería posible su uso sin papel; por ejemplo: estándar A4, de impresión multiuso y de 500 unidades.

*Materiales de escritura: Resulta imposible concebir un trabajo de oficina sin que sus cajoneras o escritorios tengan distintos tipos de bolígrafos, lápices y marcadores. Los hay de distintos colores, trazos y calidades. Aunque muchas veces no se note, los bolígrafos son los compañeros insustituibles e inseparables de todo trabajador de oficina. Los recambios de este material también está disponible en las  casas de venta al público.

Como parte de la misma familia también habrá rotuladores con punta de fibra (rojos, azules, negros, verdes, fluorescentes), individuales y en packs, de pizarra blanca o de punta metálica. Tampoco deberán faltar los sacapuntas para lápices (vitales en oficinas de arquitectura o ingeniería), portaminas, minas y recambios.

Dentro de la categoría de los organizadores de escritorio, la industria de los materiales de oficina ha creado: archivos modulares, bandejas (de sobremesa e internas), cubiletes (portalápices y porta bolígrafos), módulos de archivos (primordiales para las irremplazables tareas de clasificación en todo trabajo de oficina), porta calendarios, revisteros y abre cartas, quizá menos imprescindibles pero útiles y a disposición de los clientes.

Retomando lo requerido para la clásica tarea de archivar y clasificar en el trabajo cotidiano de oficina, los administrativos pueden contar con una amplia multiplicidad de modelos de archivadores, siempre acordes con las diversas necesidades de clasificación: archivadores de palanca, cajas de proyectos, carpetas de anillas, carpetas con fundas, de proyectos, de dibujo, dosieres de distintos tipo y ficheros de cartón, entre otros.

Pero la amplísima gama de materiales de oficina no se termina aquí; las grandes casas de venta de este material y sus web disponen de: cintas adhesivas y pegamentos, elementos de corrección, instrumentos de corte, distintos modelos de grapadoras, etiquetas, taladradoras, sellos, numeradores y fechadores.

Es entendible que ante semejante oferta por un lado, y las crecientes demandas de materiales administrativos de oficina por el otro, los encargados de proveer a sus despachos, y por consiguiente, a sus trabajadores, tengan la concienzuda tarea de buscar y encontrar el difícil equilibrio entre cantidad, calidad y precio; lo alentador de esta función es que dicho equilibrio y sus resultados positivos en el trabajo propiamente dicho, existe.

Fuente foto 1: (actiweb.es)

Fuente foto 2: (ke2010.com)